Componiendo Historias de Resistencia

El Centro de Estudos do Trabalho e de Acessoramento ao Trabalhador(Centro de Estudios del Trabajo y de Asesoramiento al Trabajador) - CETRA, Organização da Sociedade Civíl (Organización de la Sociedad Civil) - OSC tiene su historia contada a través de las personas que lo construyeron. Establecida oficialmente el 30 de diciembre de 1981, en el estado de Ceará, se basa en el trabajo ya desarrollado desde 1978, cuando el abogado Antonio Freitas Pinheiro, conocido como Dr.
Pinheiro, fue invitado por el padre Moacir Cordeiro Leite, entonces vicario de Aratuba (CE) para proporcionar asistencia jurídica a los trabajadores rurales que se organizaron en sus comunidades en torno a la lucha por la tierra.

El trabajo allí consistía en asistencia jurídica y social que incluye procesos de formación política con este segmento social, a través de cursos, citas, grupos de estudio, reuniones y publicaciones básicas y adoptados en el proceso, sino que también adopta una metodología participativa.

De Aratuba, esta acción se hizo amplia en Maciço de Baturité y en su entorno. Teniendo en cuenta la proximidad de la Iglesia con la zona del Sertão Central, estas acciones llegaron a Quixadá y Quixeramobim comunidades que se identificaron y participaban de los eventos de la CEB en Aratuba.


Fue en Quixadá que surgió la primera acción de clase en 1978, dando mayor visibilidad a la trayectoria de la asesoría jurídica en apoyo a la lucha por la tierra en Ceará, que originó el CETRA. La finca Monte Castelo en esa ciudad fue escenario de conflicto entre los agricultores, propietarios y policías armados que, después de todo, tuvieron numerosas acciones de clase a la justicia de la Comarca de Quixadá.

El proceso duró alrededor de cuatro años, y los terrenos expropiados para el interés social en 1982 por el Instituro Nacional de Colonização e Reforma Agrária (Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria) – INCRA, después de la muerte de un hombre armado que entró en la granja por su propietario para amenazar e incluso matar a los trabajadores que eran residentes aquellas tierras, si se considera necesario. De hecho, fue sobre todo una manera de amenazar e inhibir el proceso de organización de los residentes de la finca. Desde el Sertão Central esta accesoria siguió en la dirección de la Sierra de Ibiapaba, aterrizó en Tianguá, Viçosa, Ibiapina, fue a Camocim, y en las comunidades costeras de Guriú, Mangue Seco y saltos de brazo, que dio lugar al asentamiento Guriú.

Era tempo de ditadura militar y la sociedad civil se organizaba en torno a la lucha por la democratización del país, por la libertad, por la justicia en las zonas rurales y urbanas. Los movimientos populares, estudiantiles, obrero y sindical acción Católica y las CEBS, se
enfrentaron a la represión, pero se hicieron fuertes en su organización y en la cara de la injusticia, la arbitrariedad impuesta por el régimen militar, las luchas organizadas surgieron frente a la represión y la fuerza de agentes de poder (tierra y medios de producción). Desde la sierra al Sertão y de lo Sertão a la costa. Fue este movimiento que en 1982 aterrizó en CETRA atracado en Itapipoca por invitación del entonces obispo diocesano, Dom Paulo Ponte para ayudar a los movimientos de pastoral y comunidad a través de la diócesis. Allí ya habia una fuerte movilización de los trabajadores rurales en varias comunidades alrededor de la lucha por la tierra, especialmente en las comunidades costeras de esta región como Sabiaguaba en Amontada, Várzea do Mundaú, Trairi y Maceió en Itapipoca.

El área comprendida por las tierras del Maceió, envolvió doce comunidades y había un fuerte vínculo entre los habitantes de estas tierras que se ha convertido en referencia debido a la organización social y política. Al ser expropiada por el INCRA, fue nombrado el asentamiento Maceió. Fue allí donde fue elegido el primer consejero, trabajador rural Ceará a finales del 1980.

A lo mismo tiempo, el equipo tuvo un rendimiento con el movimiento sindical que ofrece asesoramiento jurídico a los trabajadores urbanos de diferentes categorías. A mediados de 1982, CETRA comenzó a trabajar para apoyar la organización de las trabajadoras rurales, donde surgió mujeres líderes rurales especialmente a nivel estatal y nacional.

Una articulación de las trabajadoras rurales en el nivel del Nordeste se originó el Movimento da Mulher Trabalhadora Rural do Nordeste / MMTR-Ne, y teniendo la colaboración del CETRA en este proceso.

En 1994, CETRA pasa por la transición asesoramiento jurídico a la asistencia técnica rural junto a las familias de la tierra conquistada y ahora opera principalmente en la región de Itapipoca y redefiniendo su estrategia de acción, ahora tambien se centra en la mejora de la calidad de vida de familias dentro de sus logros, es decir, su asentamiento en su tierra natal.

La década de 2000 marcó una nueva etapa en la que la institución se unió a la Articulação do Semiárido Brasileiro (Articulación del Semiárido Brasileño) - ASA - y la cuestión de la coexistencia con las condiciones
semiáridas introducidos en la agenda. Se entendía que, aunque la región ofrecen sus límites climáticos, no era el verdadero problema de malas condiciones de vida de la población. En el mismo periodo la entidade fija su regreso a la zona del Sertão Central, a través de la celebración de Convenio para la realización de acciones de lo Projeto Dom Helder Câmara (Proeycto Dom Helder Câmara) / PDHC.

Desde luego, se profundizaron las discusiones y reflexiones a cerca de la realidad del Sertão Nordestino y fue deconstruyendo el concepto de que la región semiárida sería inhóspito, por el contrario, se afirma que es posible vivir bien y con calidad de vida en la región semiárida de Brasil.

Por lo tanto, se desarrollaron proyectos y acciones para la aplicación de las tecnologías sociales de recogida de aguas de lluvia y la construcción de una nueva visión de la agricultura en perspectiva agroecológica que rescata las prácticas tradicionales, y con una mayor comprensión del medio ambiente, de lo contrario se creó relación entre las personas y el ambiente en el que vivimos.

Apuntando en otra dirección, nos referimos a acciones relacionadas con la socioeconomía solidaria. Desde sus principios, el CETRA animó a las cooperativas de crédito rural, ferias agroecológicas y solidarias, y la adopción del Fundo Rotativo Solidário (Fondo Rotatorio de solidaridad) / FRS, teniendo en cuenta la igualdad de las relaciones de género y generaciones, entre ellos en cuanto al trabajo productivo que genere ingresos y financiera independencia para las mujeres y los jóvenes rurales. La organización trabaja con los agricultores familiares, adultos y jóvenes.

La organización es uno de los fundadores de la Associação Brasileira de Organizações Não-Governamentais (Asociación Brasileña de Organizaciones no Gubernamentales) – ABONG - y se asocia con el Movimiento Nacional de Derechos Humanos, y se articulan con la red ATER Nordeste y lo Movimento de Mujeres Trabajadoras Rurales del Nordeste.

Realiza asociación con las organizaciones para el desarrollo de sus acciones estratégicas, tales como la Red ATER Nordeste, la ASA Brasil y otras organizaciones locales.